La Biología de Tercero de ESO es, en buena parte, Anatomía. Desde el orden más básico de la vida, la célula y sus orgánulos, hasta los grandes aparatos y sistemas, nuestros alumnos y alumnas pueden comprender en el currículo de esta asignatura muchos de los secretos relacionados con su propia existencia. Es una asignatura realmente preciosa, pero que a veces se puede convertir en un maremágnum de nombres, datos y método que pueden asustar o confundir.

Sabemos, por otra parte, que el conocimiento que proviene del contacto empírico con la realidad es mucho más durable que aquel que proviene únicamente de lo basado en el estudio abstracto. Una aseveración que es compartida de viejo, independientemente de la praxis, por todos los sistemas educativos, que plantean prácticas y trabajos de campo en las disciplinas científicas, en función de las posibilidades de los Centros.

Una vez asumido todo esto, y con ganas y voluntad de ampliar tal esfera de lo experimental, nuestros compañeros del Departamento de Ciencias intentan, desde hace años, contar con realidades prácticas todo aquello a donde se pueda llegar. Así,  con la práctica, con experimentos ideados y desarrollados por los propios alumnos y muy en sintonía con la vida real, se entenderá mejor. Es cambiar un planteamiento meramente teórico por una evidencia empírica. Y eso no sólo mola más, como nos reiteran a menudo nuestros alumnos y alumnas, sino que contribuye a un mejor aprendizaje.

Nuestro Centro, dotado con modernas aulas-materia, permiten realizar experimentos a diario, de forma que son muchos los conceptos teóricos que son presentados con una sesión práctica previa, que motiva, ilusiona, centra y da interés al alumno. Esta Metodología, de la que beben asignaturas como la Física, la Química y, por supuesto, la Biología, se utiliza, en particular, en la unidad didáctica correspondiente al Aparato Circulatorio.

¿Y qué se le ha ocurrido a nuestros compañeros de Ciencias? Pues nada menos que una MasterClass de disección de cerdo, con explicaciones en cuanto al procedimiento y a la Anatomía y Fisiología del órgano en cuestión.

La MasterClass se graba en directo y se proyecta en pantalla gigante en el Salón de Actos del Colegio, para facilitar la visualización de toda la promoción de Tercer Curso de ESO, unos cien chicos y chicas. Allí los alumnos, además, toman las notas que estiman pertinentes y pueden preguntar. ¿A quién? Pues al Sr. Uribarri, veterinario de profesión, colaborador para esta acción formativa.

 

Una vez terminada la clase magistral del Sr. Uribarri, los alumnos tienen un tiempo para ordenar sus notas y poder dialogar sobre el procedimiento, compartir dudas y adquirir toda la información adicional que necesiten para proceder del mismo modo.

A partir de ahí, los alumnos visitan el laboratorio, en parejas. Allí vuelven a visualizar un vídeo-resumen, construido a partir de algunas de las escenas ya visionadas en directo en la Master Class. Además, los alumnos encuentran en sus respectivos sitios una descripción exhaustiva del procedimiento en fichas individuales, así como en pantalla.

Y, en la cuba, un corazón de cordero (de tamaño más reducido) o de cerdo, en función de la disponibilidad. El reto es que ellos mismos, sin mayor ayuda que todo lo aprendido, procedan a la disección, descripción y comprensión funcional del órgano.

 

 

  • Primero han de fijarse en su ANATOMÍA EXTERNA (PARTE FRONTAL Y DORSAL, AURÍCULAS, VENTRÍCULOS, CORONARIAS, TABIQUE, ETC.)

 

  • Posteriormente, y mediante el uso de varillas de plástico, nuestro alumnado identificará los principales vasos sanguíneos, tales como las Arterias Aorta y Pulmonar, las Venas Cavas, etc.

 

  • A partir de ahí procederán a su DISECCIÓN. Utilizarán para ello TIJERAS, BISTURÍ EN ALGÚN CASO, CUBETA DE DISECCIÓN, PLACAS DE PETRI, PINZAS, AGUA,…

 

  • Es fundamental la OBSERVACIÓN DE CAVIDADES INTERNAS, tales como los VENTRÍCULOS IZQUIERDO y  DERECHO, el TEJIDO MUSCULAR, las VÁLVULAS… constatando las diferencias, posibles anomalías y características que consideren pertinentes. Todo ello lo reflejarán en su libreta

 

Es una práctica que, en general, gusta mucho a los alumnos, observándose gran destreza en algunos de ellos a la hora de practicar la disección. Obviamente, algunos de ellos sienten algo de reparo al principio, pero en todos los casos se consigue completar la práctica.

El noventa por ciento de los alumnos realiza la práctica, además, en inglés. Otro diez por ciento, en función de su nivel, lo hace en castellano. En cualquier caso, las preguntas del examen de evaluación correspondientes a la práctica presentan unos resultados realmente excelentes, habiéndose constatado una mejora del rendimiento en el aprendizaje muy significativo desde que esta metodología fue adoptada para explicar el Aparato Circulatorio.

Aquí os dejamos algunas fotografías correspondientes a dicha experiencia:

   Preparación de las muestras    Disección   Observación de las cavidades y estructuras

 

 

A posteriori de la práctica, el profesor explica en clase todo aquello que los alumnos se han encontrado en el laboratorio. Y… se recibe como algo verdaderamente interesante, de lo que los alumnos se han apropiado verdaderamente, y que forma parte de las experiencias vitales de quien, con catorce años, empieza a asomarse al mundo de la Ciencia y la experimentación.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *