Línea metodológica

A lo largo de las diferentes etapas educativas percibimos al alumno como ser individual, con características personales y formas de aprender distintas y en la potenciación de todas las inteligencias. Desarrollamos una metodología activa fomentando en el alumno una actitud curiosa, crítica e investigadora la cual gracias a su trabajo personal se convertirá en la base de su formación.

En todas las áreas de aprendizaje se ilustran las explicaciones teóricas mediante actividades que permiten una observación directa de los temas tratados y, además, se abordan los aspectos procedimentales. Se favorece que los alumnos apliquen su iniciativa y creatividad a la resolución de problemas, a la vez que se fomenta su espíritu de cooperación y trabajo en equipo.

En el ámbito de las humanidades también se desarrolla el espíritu crítico, la capacidad de discusión y de decisión y la necesidad colectiva de involucrarse en la mejora y el desarrollo de la realidad social.